domingo, 7 de febrero de 2016

BUÑUELOS DE REVENTÓN


Los buñuelos de viento o tortas fritas son la cena o merienda típica de la Noche de Reventón, pero ¿qué es eso? Os lo explico.
En algunos pueblos del noroeste de la Región de Murcia, como Moratalla, Caravaca de la Cruz, Cehegín o Mula (de donde soy yo), existe la tradición de cenar buñuelos la noche de martes de carnaval hasta reventar. Dicha tradición se debe a que al día siguiente es Miércoles de ceniza y empieza la cuaresma, donde había que ayunar y conservar los preceptos religiosos.
Los buñuelos se rebozan en azúcar y se acompañan con chocolate caliente y es un motivo estupendo para reunir a toda la familia en torno a la mesa. Este año nos hemos juntado 12 y hemos hecho, entre mi madre y yo, 4 fuentes. Y, ni que decir tiene, que la cena consiste únicamente en los buñuelos, nada de entrantes salados ni nada más

Tiempo de elaboración: 15+5 minutos
Tiempo de reposo: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos

Ingredientes para una fuente:
Las fotos muestran las cantidades para 4 fuentes, pero he adaptado la receta a una fuente sola para que os resulte más sencillo.
300 gr. de harina, 15 gr. de levadura de panadero, un huevo, un poco de sal, 250 ml de agua, aceite de oliva muy suave o de girasol y azúcar para el rebozado Para el chocolate, chocolate en polvo, leche y azúcar (las proporciones según la marca de chocolate).



Elaboración:
Se remoja la levadura en agua tibia.


Se pone la harina en un cuenco grande, se hace un volcán en medio y se añade la levadura disuelta con el agua.


Se añade la sal y se remueve bien hasta obtener una masa blanda. Al final se agrega el huevo y se sigue removiendo.



Se tapa con un paño y se deja media hora de reposo, fijaos en que la masa ahora desborda la fuente. Es conveniente espolvorear la masa con un poco de harina para que el paño no se pegue a ella.


Se pone abundante aceite en una sartén a fuego vivo.


Cuando está caliente, se coge con la mano la masa, se cierra la mano y se deja que salga una bola de masa.


Con la otra mano se hace un agujero en medio y se pone en la sartén. Este tipo de buñuelos se caracterizan, por lo menos los de Mula, en que tienen forma de rollo.


Mientra tanto, se va haciendo el chocolate.


Se dejan que los buñuelos se frían hasta tener un color dorado y ver que se esponjan.


Finalmente se espolvorean con bastante azúcar y se sirven inmediatamente. Se suelen poner, además, unos platos con azúcar para "mojar" los buñuelos si vemos que tienen poca azúcar por encima.


Así fue cómo quedó la mesa a falta de otra de las fuentes que conservamos en el horno para que no se enfriara. Cuando acabamos con estos buñuelos, sacamos la del horno y también nos la comimos.

En casa de mis padres esta tradición es casi tan importante como la Nochebuena, pocas veces nos la hemos saltado.

ESPERO QUE OS GUSTE

Esta receta la encontraréis también en POSTRES 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada